Category Archives: Accidentes Laborales

La papeleta de conciliacion por accidente laboral Madrid

Papeleta de conciliación por accidente laboral Madrid

Tamara Ocaña García Madrid eleta de conciliacion por accidente laboral MadridEl accidente laboral está a la orden del día y se manifiesta en formas muy diversas. Puede darse durante la manipulación de maquinaria, la obviedad de elementos de seguridad o mediante caídas. También puede deberse a la exposición a elementos químicos o gases tóxicos o derivar de sobreesfuerzos y malas posturas. Como detallaré a lo largo del artículo, para poder reclamar el trabajador deberá cumplimentar la papeleta de conciliación por accidente laboral en Madrid.

El trabajador que haya sufrido el accidente laboral está en su derecho de solicitar el resarcimiento de daños y perjuicios a la empresa para la que trabaja y es importante conocer bien los derechos que le asisten para maximizar las posibilidades de éxito en su petición. Para ello debemos acudir a un abogado de accidentes laborales, quien nos asesorará sobre qué acciones emprender.

Existen dos opciones para que un trabajador por cuenta ajena pueda reclamar, a la empresa o empresario, una indemnización por el accidente laboral que ha sufrido. Si la empresa ha incumplido alguna exigencia grave de seguridad que ha dado lugar al accidente, deberíamos acudir a la vía penal y si por el contrario, no se tiene constancia de tal incumplimiento, la vía es la de la jurisdicción social.

Como la mayoría de casos que encontramos se engloban en el procedimiento por vía social, vamos a desgranar detalladamente este procedimiento. La jurisdicción social es la que corresponde a los litigios y reclamaciones de ámbito laboral y es a ella dónde hay que acudir ante discrepancias o accidentes en el ámbito del trabajo. La legislación establece la obligatoriedad de acudir al acto de conciliación laboral previamente a la reclamación en vía judicial. Esta papeleta la presenta el trabajador frente al empresario o empresa en el SMAC (Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación).

El acto de conciliación y la indemnización

Como vemos, el primer paso es presentar la papeleta de conciliación en SMAC. En alguna ciudad puede variar el nombre del servicio, así en Madrid se denomina CMAC. La finalidad de acudir a este procedimiento previo es facilitar un entendimiento entre el trabajador y la empresa a fin de evitar acudir al juzgado. No es obligatorio que las partes lleguen a un acuerdo aunque sea la finalidad de la reunión. En ocasiones la empresa no se persona y en otras llegan a un exitoso acuerdo, lo principal es que la finalización del acto de conciliación abre el plazo para la reclamación en vía judicial.

Papeleta-de-conciliacion-por-accidente-laboral-Madrid

En cuanto al plazo, debe observase si en el Convenio Colectivo del trabajador se establece algo al respecto que difiera del plago general, sino éste será de un año a contar desde el parte de alta de las lesiones sufridas a causa del accidente laboral. En la papeleta debe manifestar el trabajador su identidad, lo sucedido bien detallado y la cantidad que reclama en concepto de indemnización. Además deberá incluir una invitación al empresario o empresa para que se persone en el CMAC con fecha y hora fijadas.

Una vez aclarado el contenido de la papeleta de conciliación y plazo, vamos a centrarnos en la indemnización. Si el trabajador sufre unas lesiones como consecuencia de accidente laboral que no le impiden desempeñar sus funciones en el puesto, la indemnización la abona la Mutua y oscila normalmente entre 400€ y 500€. Ahora bien, si las lesiones son invalidantes para el desarrollo normal del trabajo, deberemos acudir al baremo que establezca el Convenio Colectivo al efecto.

Una tercera indemnización es la que deriva de un incumplimiento por parte de la empresa de las medidas de seguridad exigidas, caso en el que opera la responsabilidad civil de la empresa y su seguro. Estas indemnizaciones pueden llegar a 1.000.000€ dependiendo de la gravedad del accidente. Es muy recomendable buscar un abogado de accidente laboral para estar bien asesorado a la hora de solicitar uno o varias de las indemnizaciones mencionadas.

Papeleta de conciliación por accidente laboral Madrid, un caso complejo: accidente laboral IN ITINERE

Al principio del artículo decía que el accidente laboral puede manifestarse de muchas formas distintas. Uno de lo supuestos que más quebradero de cabeza ha dado a la jurisprudencia es el accidente laboral in itinere y su indemnización debido a la discusión sobre si su naturaleza era laboral o no. Finalmente el Tribunal Supremo ha reconocido este tipo de accidentes como dentro del ámbito laboral.

El término se refiere a los accidentes laborales que tiene lugar de camino al trabajo desde casa o viceversa. Engloba casos como el accidente de tráfico durante el trayecto al trabajo, sufrir un infarto mientras se espera el tranvía o autobús que conduce a la víctima al trabajo, caídas de camino al puesto de trabajo, etc. No obstante, la jurisprudencia niega el carácter de in itinere cuando el domicilio no es el habitual de residencia o vacaciones, cuando el trabajador se ha desviado para atender otros menesteres o cuando el trayecto no es el que suele hacer el trabajador.

Papeleta de conciliacion por accidente laboral Madrid-In Itinere

Hace aproximadamente 3 meses se presentó en mi despacho de abogados expertos en accidentes laborales de Madrid Andrea P.D. Unos días antes había sufrido un accidente cuando cerró la tienda en la que trabaja y emprendía el camino a casa. Era ya tarde y al cruzar la calle fue embestida por un ciclista que se dio a la fuga. Cayó al suelo sufriendo esguince de tobillo, lesión cervical y magulladuras diversas. Vino a pedir asesoramiento para reclamar la indemnización a la multinacional para la que trabaja.

Estuvo impedida para trabajar dos meses a consecuencia del atropello. Presentó la papeleta de conciliación por accidente laboral en Madrid, donde había sufrido el accidente, en la que relataba los hechos y reclamaba la cantidad de 5.000 € a la empresa por haber cerrado la tienda una hora más tarde de lo que le corresponde por contrato y haber salido cuando la calle ya estaba oscura, motivo por el que sufrió el accidente de camino a casa.

Andrea acudió a mi despacho para garantizarse el éxito en la reclamación, ya que de otro modo no hubiera podido conseguir lo que pedía. Las reclamaciones laborales deben siempre ser dirigidas por un abogado experto en la materia. Finalmente la empresa acudió al acto de conciliación en el CMAC por medio de representante y tras negociar aceptó abonar los 5.000 € a Andrea P.D. y además reconocer la hora extra que realizó aquél día.

Tamara Ocaña García

Abogada especialista en derecho sucesorio, testamentos, conflictos hereditarios, etc.
Tamara Ocaña García

(Servimos también a poblaciones como: Fuenlabrada, Leganés, Getafe, Coslada, etc.)

Indemnización por cervicalgia Madrid. Un buen asesoramiento puede proporcionarle 4.000 € más de lo esperado

Indemnización por cervicalgia Madrid

Tamara Ocaña García-Indemnización por cervicalgia MadridCada vez que algún cliente acude a mi despacho en busca de un abogado por accidente laboral, tras sufrir una baja por cervicalgia, para obtener una indemnización por cervicalgia en Madrid, puedo comprobar la confusión que en general existe respecto de unos conceptos sobre los que, si bien no se puede exigir su conocimiento a quien no ha estudiado Derecho, sí que pueden tener una gran relevancia en nuestras vidas.

Y no es que la definición de cervicalgia postraumática revista una especial complejidad. Es todo lo relativo a sus consecuencias jurídicas lo que puede dar lugar a especulaciones y a situaciones que pueden impedir que los derechos de un ciudadano se cumplan como está previsto.

Lo primero que todo el mundo quiere saber es cuánto tiene derecho a cobrar, es decir, la indemnización por cervicalgia y lumbalgia que le corresponde. Cosa muy lógica, por otra parte, pero que necesita de alguna explicación más, aparte del sencillo acto de poner una cifra encima de la mesa.

Cuando nos encontramos ante una cervicalgia postraumática, la indemnización a la que el accidentado tiene derecho va a depender de una serie de factores que hay que tener muy presentes, y que en muchas ocasiones pueden parecer irrelevantes o pasar desapercibidos para un lego en la materia, o a quien se enfrenta por primera vez ante un problema similar.

De hecho, es muy común que ya en la primera visita, un abogado deba interrogar concienzudamente a su cliente para obtener la información precisa, puesto que en el primer relato  siempre abundan datos que, a pesar de lo que el cliente cree, en muchos casos son irrelevantes, y del mismo modo faltan los vitales para el cálculo de la valoración del daño y la determinación de las responsabilidades por el mismo.

Indemnización por cervicalgia madrid

 

La importancia de los detalles:

Porque lo primero que debemos pararnos a estudiar es dónde se produjo el siniestro. No es lo mismo un accidente de tráfico que uno laboral. E incluso, en ocasiones, lo que aparenta ser el primero resulta ser un accidente laboral, si la víctima se dirigía al trabajo o volvía de él, sin que se hubiera desviado significativamente de su ruta habitual ni se hubiese roto la relación directa. Es lo que se denomina, accidente in itinere.

Por ejemplo, si alguien regresa a casa de su oficina, detiene el vehículo de camino para repostar gasolina, y al continuar tiene un choque por alcance, casi siempre se entenderá que se trata de un accidente laboral. Sin embargo, si la parada fue para tomar una cerveza con los amigos o para comprar un regalo a la suegra, es muy difícil que sea considerado como tal.

Pero centrémonos en los accidentes netamente de trabajo. No hace demasiado que Ricardo B. J. requirió mis servicios para reclamar una indemnización por cervicalgia en Madrid. Estando en su lugar de trabajo, usando una carretilla elevadora, al ir a colocar unos palés en el almacén, la carga se desprendió haciendo volcar el aparato que manejaba mi cliente.

Indemnización por cervicalgia Madrid, caso de Ricardo B.J.

Ricardo B. J. sufrió una serie de lesiones, además de una grave cervicalgia. Todo ello le obligó a darse de baja y mantener reposo durante un tiempo, y a tener que asistir a rehabilitación por las lesiones.

En principio la empresa dio por concluido el asunto con la mera baja por incapacidad temporal del trabajador. No puso mayores problemas, como por otra parte era lógico, y pensaron que el asunto acababa ahí.

Sin embargo, el relato de los hechos, como ya comenté antes, distaba de estar completo.

Un caso de negligencia:

Un simple estudio de la causa inmediata que motivó el accidente bastó para empezar a tirar del hilo y desenmarañar la cuestión. La carga no cayó de su embalaje por una cuestión de azar o mala  suerte. Muy al contrario, la razón estaba en que se hallaba mal embalada.

Accediendo a la documentación de seguridad e higiene en el trabajo que la empresa debía poseer, y donde se especificaban los métodos de trabajo y las medidas tendentes a evitar daños a los trabajadores, nos encontramos con que se describía con bastante detalle la forma correcta de esos embalajes, precisamente para evitar su caída y que ésta desestabilizara los aparatos con los que se debía transportar.

Indemnización-por-cervicalgia-madrid-caso-de-Ricardo-B.J.

 

Estamos hablando de un caso grave de incumplimiento por parte de la empresa de la normativa de seguridad de sus trabajadores. Además, los sistemas de sujeción de la carretilla, para entendernos, su cinturón de seguridad, habían ido deteriorándose con el tiempo y no se habían arreglado ni sustituido por otros nuevos.

Nos encontramos, pues, ante un accidente producido no sólo por una imprudencia, sino por una grave negligencia de la empresa, que además hizo una dejación de su obligación de proteger la integridad física de sus empleados, así como de cumplir el Ordenamiento Jurídico.

Presentada la correspondiente demanda, después de acudir infructuosamente al obligado acto de conciliación ante la autoridad laboral, la línea de defensa de la empresa consistió en atribuir las causas del siniestro a un descuido e incluso una imprudencia de Ricardo B. J. Sin embargo, a lo largo del procedimiento aporté suficientes pruebas para desmontar tan burda excusa.

Fundamentales fueron, sin duda, las declaraciones testificales de otros trabajadores de la empresa, que relataron el modo habitual de trabajo y las medidas de seguridad que efectivamente, estaban implementadas, a pesar de lo que pudiera recogerse en el documento de seguridad, que no pasaba, en ciertos puntos, de ser una mera teoría, una planificación que no se llevó nunca a la práctica.

Como resultado final, la Sentencia condenó a la empresa al pago de la indemnización por las lesiones, calculadas en función del número de días de baja, así como de la valoración que un perito médico efectuó de las secuelas. Además, como sanción por el incumplimiento de las normas de seguridad e higiene en el trabajo, hubo de pagar a mi cliente un recargo de equivalencia, consistente en una prestación mensual que complementase lo cobrado como prestación por incapacidad temporal de la Seguridad Social. En total, más de 10.000 €, es decir, 4.000 € más que si sólo se hubiera limitado a exigir la indemnización por las lesiones. Gracias a que supo acudir a un experto con experiencia en este tipo de situaciones.

Tamara Ocaña García

Abogada especialista en derecho sucesorio, testamentos, conflictos hereditarios, etc.
Tamara Ocaña García

(Admitimos clientes de toda la provincia. Somos también abogados en Las Rozas y  abogados en San Sebastián de los Reyes)

Abogados especialistas en laboral Madrid: Cómo acumular una indemnización de 300€ adicionales mensuales a las compensaciones básicas.

Abogados especialistas en laboral Madrid

Abogados especialistas en laboral Manuel Díaz Cabrera MadridDentro de los despachos de Derecho laboral nos encontramos con abogados especialistas en accidentes laborales como una rama casi independiente en la legislación de Derecho laboral. Sin embargo, también es una materia multidisciplinar en la que se conjugan materias del Derecho Civil y del Penal también.

En mi despacho de abogados especialistas en laboral en Madrid, vemos a menudo casos relacionados con incapacidades y compensaciones a trabajadores por parte de las empresas.  De esta manera , a través de un ejemplo tratado recientemente desgranaré los requisitos y consecuencias para el trabajador después del accidente que sufra.

Las distintas cantidades de dinero que puede recibir un accidentado o su familia a consecuencia de un accidente de trabajo. ¿Cómo se calculan?

Básicamente podemos distinguir entre dos fuentes distintas: las que provienen de fuentes privadas y las que proceden de  públicas. Dentro de las primeras tenemos  la del seguro que tenga previsto el convenio o acuerdo de empresa, y la específica para el caso de que el accidente tenga que ver con la culpa y negligencia del empresario. Generalmente el mismo seguro cubrirá ambas contingencias.

En lo relativo al dinero que proviene  del Instituto Nacional de la Seguridad  Social, será una pensión mensual en dinero que se calcula en base a su cotización, así como el grado de incapacidad que tenga, el cual determinará un porcentaje sobre la base. Dentro de esta pensión, también será posible aplicar  un recargo entre el 30 al 50% de lo que se reciba, siempre que el accidente se deba a la inobservancia de las medidas de seguridad por parte del empresario. Se trata de un dinero que abonará como sanción este último, pero en beneficio del trabajador.

En lo concerniente a cómo se calcula el criterio que se utilizará es el de los baremos contenidos en la ley de seguro y responsabilidad en la circulación de vehículos a motor de 2004 que valoriza una serie de elementos que van desde la compensación a los familiares más próximos por la muerte de una persona hasta el “lucro cesante” que se sufre por el tiempo que se ha necesitado para la sanación. Todo ello teniendo en cuenta por supuesto la existencia de puntos asociados a sumas de dinero para cuantificar las secuelas que le quedan a cada persona.

Abogados-especialistas-en-laboral-madrid

 

En este sentido,  no se nos escapa que la intervención de un profesional de la medicina será fundamental ya que, aparte de una primera asistencia, tendrá que hacer un seguimiento  de las lesiones y elaborar un informe final en el que se puntúen las secuelas y quede determinado el grado de incapacidad permanente, de forma que se establezca si es total, parcial o gran invalidez.

¿Qué pasos son necesarios para reclamar dinero tras un accidente.

Un abogado de accidentes laborales le recomendará seguir una serie de sencillos y  básicos  pasos una vez que haya sufrido un accidente; en primer lugar deberá acudir al centro médico que esté concertado con su mutua de Seguros para ser tratado, así como dar pare a la sección de Recursos Humanos o Prevención de Riesgos Laborales de la empresa. Tras esto habrá de hacerse un seguimiento de las lesiones hasta su final curación y esperar la calificación de la incapacidad  para determinar la pensión que le corresponda. En el caso de que no se esté de acuerdo con dicha calificación, se  agotarán la vía administrativa de recursos hasta llegar a la judicial.

En cuanto a la indemnización por daños y perjuicios, esta podrá ser reclamada tanto en la vía jurisdiccional, como en la civil y penal. En las dos primeras vías el plazo de prescripción será de un año, mientras que si se va  por la vía penal, como delito,  la duración de la acción para denunciar será de al menos cinco años.

Es imprescindible para los abogados especialistas en Derecho laboral que  en todas estas acciones exista un nexo de causalidad  entre una omisión de los deberes de protección de los riesgos labores previstos en la legislación  sobre la materia y el daño que se cause. En el caso de los delitos contra los derechos de los trabajadores, no se exige que el resultado se produzca, sino sólo que exista un grave riesgo para la salud o la integridad física de éstos. En el caso de provocarse el daño  indemnizable será castigado como lesiones o muerte en todo caso.

Un elemento probatorio muy importante es el resultado de la inspección de trabajo, la cual podrá determinar si se han cumplido o no con las medidas de seguridad previstas en  la ley general de prevención de riesgos generales  y sectoriales (por ejemplo, para el uso del amianto y evitar la asbestosis).

Abogados especialistas en laboral Madrid, el ejemplo de Pedro C.D.

Abogados especialistas en laboral Madrid, el ejemplo de Pedro C.D.

 

Como ilustración de todo lo anterior, pondré un ejemplo tratado por abogados especialistas en laboral en Madrid: se trata del asunto de Pedro C.D que sufrió un accidente laboral que le dejó con una incapacidad parcial permanente  tras haber sufrido un accidente estando  trabajando fraudulentamente  sin contrato laboral.

Aquí se tuvo que luchar en varios frentes: primero para reconocer su laboralidad y que, por lo tanto, tuviera derecho a prestaciones por la Seguridad Social y, por el otro para lograr una indemnización por parte del empresario que no le había dado del alta como trabajador por cuenta ajena.

Así, al haberse logrado la declaración de  falta de diligencia en cuanto a medidas de seguridad por el empresario y declara la relación laboral entre ambos, se le concedió una pensión de 750,06€, aumentada en un 40% por existir culpa, en concepto de recargo en las prestaciones, como ya hemos visto. En total, le correspondieron 300 € más al mes para el resto de su vida. Aparte de  esto, se optó por seguir un proceso penal por delitos contra los derechos de trabajadores y lesiones, alcanzándose un  acuerdo por 35.000€, mucho más altas que las de 27.000€ que se preveían en el convenio de no mediar culpa o negligencia.

Tamara Ocaña García

Abogada especialista en derecho sucesorio, testamentos, conflictos hereditarios, etc.
Tamara Ocaña García

(Contamos tambien con clientes de toda la provincia. Soy  abogado  de Las Rozas, abogado  de Parla, etc)

Accidentes laborales en España: tipos y consecuencias.

Accidentes laborales en España

Accidentes laborales en España-Tamara Ocaña GarcíaLas relaciones profesionales son fuente de multitud de conflictos en nuestro país. No sólo generan despidos y procedimientos concursales, sino que también son causa de otras situaciones más graves. Me estoy refiriendo a los accidentes laborales en España, que producen un gran número de heridos y lesionados cada año, además de algunos trabajadores fallecidos.Gracias a mi condición de abogado laboral puedo hablarle con experiencia acerca de estas cuestiones.

Accidentes laborales en España: causas

Debido al desarrollo industrial los elementos y circunstancias que pueden intervenir en un accidente de trabajo son enormes. Desde el deterioro de la maquinaria con la que se desarrolla la actividad hasta la mala calidad de los materiales, pasando por la falta de formación de los trabajadores en el uso de los mismos. El propio avance científico permite ofrecer soluciones que antes no existían: mejores materiales en la indumentaria del empleado, máquinas más precisas, sistemas de seguridad casi infalibles…

A pesar de ello el año pasado se notificaron 468.030 accidentes de trabajo. Estos números evidencian Más del 80% de los mismos tuvieron lugar en el centro de trabajo. Hay que tener en cuenta que el número de trabajadores dados de alta en la Seguridad Social era de casi 14 millones. Aquí no se contabiliza a los funcionarios públicos ni a otros empleados especiales.

El sector de la construcción es el que presenta un mayor índice de siniestralidad, seguido del agrario, la industria y los servicios. Son las conclusiones que podemos obtener de los accidentes laborales y estadísticas del Gobierno.

Se produjeron 447 muertes en 2013, confirmando la tendencia de la última década: cada año mueren menos personas en su puesto de trabajo.

Accidentes laborales en España

Principales leyes laborales

El Estatuto de los Trabajadores es la principal norma que regula los derechos y obligaciones de los trabajadores. De hecho, en el artículo 19 se reconoce expresamente el derecho de los trabajadores a la seguridad en el trabajo. Como contrapartida, también se establece la obligatoriedad de respetar las medidas de seguridad establecidas en el ámbito de la empresa.

El Estatuto se complementa con la Ley que regula los accidentes laborales y sus tipos. Éstos se definen como las lesiones corporales que sufre el trabajador cuando actúa en el ámbito o a cargo de la empresa. Hoy día también se considera accidente laboral el que el trabajador pueda sufrir yendo al trabajo o volviendo a su casa. Hay una copiosa jurisprudencia de los tribunales al respecto, que han ido ampliando el concepto de accidente in itinere, pues así se denomina.

Para intentar disminuir estos accidentes, así como su gravedad, ha cobrado una especial importancia la prevención de riesgos laborales, a través de medidas adoptadas por el Ministerio de Trabajo y las autoridades autonómicas correspondientes. Los sindicatos también contribuyen, en gran medida, a luchar contra este tipo de siniestralidad.

En el centro de trabajo han de estar visibles las instruccionesdirigidas a evitar los accidentes, así como los protocolos imprescindibles a seguir en estos casos.

Efectos de este tipo de accidentes

Dependiendo de las consecuencias para el trabajador, la ley distingue entre:

  • Incapacidad temporal: comprende el tiempo que dura el tratamiento médico y la rehabilitación, sin capacidad para trabajar.
  • Incapacidad permanente y parcial para el ejercicio de la profesión habitual: implica que el trabajador, una vez restablecido, puede continuar desempeñando su trabajo anterior, pero con una cierta merma de su capacidad.
  • Incapacidad total con un carácter permanente para su empleo habitual: el accidentado no puede volver al ejercicio de su profesión.
  • Incapacidad absoluta: las lesiones le impiden cualquier tipo de oficio.

Para sufragar las lesiones y los gastos derivados de su cuidado y rehabilitación la ley reconoce a favor del trabajador una indemnización, así como asistencia médica y farmacéutica. Se prevé la posibilidad de aplicar un suplemento cuando la situación del perjudicado le impida desarrollar una vida normal por sí mismo, necesitando la asistencia de un tercero. También se le facilitará asistencia quirúrgica y se le suministrarán las prótesis y aparatos ortopédicos indicados para cada caso.

Las empresas deben contratar un seguro para hacer frente a todos estos gastos e indemnizaciones, incurriendo en graves responsabilidades en caso de no hacerlo.

Cómo afrontar esta clase de sucesos

El accidente laboral puede ser investigado por la Policía cuando haya indicios de responsabilidad penal. Las infracciones más graves de los deberes del empresario de garantizar al trabajador los medios necesarios para desarrollar su actividad con plena seguridad, están recogidas como delito en el Código Penal.

Tanto en estos casos como en aquellos que, aun siendo graves, no supongan un delito, el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo también lleva a cabo su propia investigación. Ésta tendrá como principal objetivo prevenir futuros accidentes.

Incluso cuando se produce una investigación oficial, yo le recomendaría siempre acudir a un abogado. En mi caso, estoy al día de todas las sentencias que dictan los tribunales y que progresivamente suponen un aumento de la cobertura a los trabajadores. Además de asesoramiento legal le ofrezco un detallado análisis de la situación.

En todo caso usted tendrá derecho a la indemnización marcada por la ley. Pero, además, tendré que analizar si su empresa había contratado otro tipo de cobertura extra, lo que supondría más dinero para usted. A continuación, si no está conforme con los análisis médicos que le hayan practicado, bien la aseguradora, bien los médicos forenses, encargaré nuevos análisis a especialistas privados. Hay que estar suficientemente preparado por si necesitamos acudir a juicio.

El año pasado tuve un caso que puede servirle de guía para que se haya una idea de cómo funciona el proceso de reclamación. Alberto F. G. trabajaba por entonces (y allí sigue) en una cadena de montaje de coches. La maquinaria que monta los coches es muy precisa, pero hay que ser cuidadoso con ella para evitar lesiones y peligros. En concreto, un brazo mecánico de ensamblaje no estaba ese día señalizado adecuadamente. Alberto F. G. no lo vio y le golpeó en la garganta. Apenas le dolió y no necesitó ingresar en el hospital, únicamente recibió asistencia sanitaria en el ambulatorio.

Accidentes laborales en España causas

Aunque aparentemente no había sufrido ninguna secuela, poco a poco se dieron cuenta de que su voz había cambiado, perdiendo intensidad. Antes de acudir a mí consultó con un Inspector de Trabajo que cuantificó su lesión en 750€, prácticamente el mínimo señalado por la ley.

Como Alberto F. G. no estaba conforme con lo que le habían dicho concertó una cita conmigo. Las pruebas del otorrinolaringólogo determinaron que la voz de mi cliente se había visto alterada, sin perder su reconocimiento social. A veces incluso tenía que forzar un poco para que le oyesen bien. Seguro de ganar, presenté una reclamación ante el Instituto Nacional de la Seguridad Social.

El Equipo de Valoración de Incapacidades corroboró el informe médico de Alberto F. G. y le concedieron la mayor indemnización por este tipo de secuelas: 2.420€. Y como su empresa tenía suscrito un seguro especial para sus empleados, recibió otros 1.500€.Casi 4.000€ en total para mi cliente.

En definitiva, aunque los accidentes laborales en España tienden a disminuir, siempre seguirán ocurriendo y generando situaciones complicadas para los trabajadores. Sepa que con la ayuda de un abogado conseguirá una indemnización mayor que la que le ofrezca la aseguradora o la Administración. Si acude a mí le garantizo un trato cercano y profesional.

Tamara Ocaña García

Abogada especialista en derecho sucesorio, testamentos, conflictos hereditarios, etc.
Tamara Ocaña García

(Cuento también con clientes de: Alcalá de Henares, Móstoles, Las Rozas, Leganés, San Sebastián de los Reyes, etc.)

Accidente laboral y seguridad social en Madrid: su protección

Accidente laboral seguridad social en Madrid

Accidente laboral seguridad social en Madrid-Manuel DiazNo todos los trabajos que existen son igual de peligrosos, en las grandes fábricas es donde existe más probabilidad de que ocurran este tipo de desgracias. Ciertas ciudades por tanto tienen un mayor índice de siniestralidad en sus empresas que otras, por motivo de la gran industrialización que algunas “urbes” de España presentan. De modo que el accidente laboral y la Seguridad Social en Madrid deben ir de la mano.

La normativa que hay que aplicar a esta materia es muy compleja y también muy cambiante, de hecho nuestro despacho profesional cuenta con un departamento especializado en la materia y yo como abogado laboralista formo parte de él.

El accidente del señor Luis V.P.

A principios de este año acudió a mi despacho el señor Luis V.P., un joven trabajador de una industria de galvanizados, bastante preocupado, a consultarme sobre cuál debería ser el procedimiento a seguir por motivo del grave accidente que sufrió a los pocos días de empezar a trabajar y que le había dejado postrado en una silla de ruedas.

El desafortunado acontecimiento sucedió hacía ya casi un año. Lo primero que me expresó el señor V.P. es que él no cometió en ese momento ningún tipo de imprudencia que hubiera ocasionado tal accidente, y que de hecho el andamio desde dónde se cayó se encontraba mal anclado.A su vez, actualmente se encontraba en tratamiento médico para conseguir recuperarse de sus lesiones, además de que estaba percibiendo por parte de la Seguridad Social una cantidad de dinero porque evidentemente estaba de baja y no podía ir a trabajar. Es decir que se encontraba percibiendo el famoso y vulgarmente denominado porcentaje por incapacidad temporal.

Pero el motivo de la consulta era, que en las oficinas del Instituto Nacional de la Seguridad Social (una de las varias veces que allí acudió), los funcionarios que llevaban este tema le expresaron que la prestación por incapacidad temporal no podía seguir percibiéndose una vez trascurridos 365 días desde su concesión (esto es el día del accidente), al ser imposible su prórroga por motivo de que la recuperación no se iba a poder producir en un futuro, al ser los daños irreversibles. Las cantidades que iban abonándole y que le estaban sirviendo para subsistir, finalizaban por tanto al mes siguiente.Por lo que me preguntó: ¿qué puedo hacer cuando llegue ese momento?

Accidente laboral seguridad social en Madrid

La especial protección para accidente laboral seguridad social en Madrid

Bueno realmente le expliqué que no hay ningún problema con ello, ya que cuando se termina la situación de Incapacidad temporal, si el trabajador aún no ha recibido el alta médica, es el momento de solicitar ante la Administración que se pase a alguno de los tipos de invalidez de los contemplados en nuestra legislación, para que con ello pueda seguir percibiendo otra prestación distinta.

Acto seguido también indiqué al señor Luis V.P. que era necesario que me enseñara el contrato de trabajo que en su día firmó con la empresa, ya que en la solicitud teníamos que tomar como referencia el sueldoa percibir, para poder establecer con ello la base de cotización y en definitiva la nueva prestación económica a establecerse.

Por su parte, otra de las cuestiones que me  planteó, era que puesto que no había cotizado absolutamente nada a la Seguridad Social (ya que era la primera vez que trabajaba), tendría algún problema. La respuesta que le di es que tampoco existía ningún tipo de problema ya que en un accidente en el derecho laboral no se necesita haber realizado cotizaciones previas para tener derecho a la prestación que corresponda. De hecho la incapacidad temporal sigue esta misma regla y por eso la estaba pudiendo percibir, lo que demostraba que la Administración de la Seguridad había seguido, hasta el momento, un criterio correcto.

Cuantía de la prestación

La forma en que el Sistema protege este tipo de desgracias depende lógicamente de la importancia de las lesiones sufridas. Las compensaciones por accidente de trabajo de Seguridad Social, se dividen en dos categorías: prestaciones a tanto alzado (pago único) o pensiones vitalicias. El señor Luis V.P. se quedó sin movilidad en las piernas, por lo que entendí que se podía obtener el grado de incapacidad permanente absoluta y con ello una prestación mensual y periódica para mi cliente.

El trabajador por nómina percibía mensualmente la cantidad de 800 €, de modo que para este caso dadas sus circunstancias laborales, esta cantidad es su base de cotización.La pensión sería por lo tanto el 100% de esta base, pero además habría que considerar un porcentaje adicional por motivo de que la culpabilidad del accidente se puede imputar a la empresa, por no tener en buenas condiciones sus instalaciones. De modo que solicité un incremento de un 50% más por tal circunstancia (que además compete pagar a la propia empresa). Todo en relación al expediente sancionador por el que la Seguridad había procedido a multar a la misma.

Finalmente una vez presentado el escrito ante el órgano competente y manifestando en él todas y cada una de las razones que he explicado anteriormente, la Administración accedió extrajudicialmente a nuestras pretensiones, una vez evidentemente superados por parte del señor Luis V.P., todos los exámenes médicos como para calificar su incapacidad como permanente absoluta. En conclusión el trabajador consiguió una pensión vitalicia por importe mensual de 1.200 €, pagaderos en 14 mensualidades al año, esto es, un total de 16.800 € anuales.

La compatibilidad con una indemnización civil

A los pocos días de recibir en mi despacho la resolución favorable del señor Luis V.P. sobre su incapacidad, le llamé para que vinierade nuevo a verme a mi despacho. Le informé de que ciertas empresas estaban obligadas a tener contratado un seguro privado de responsabilidad civil, por motivo de la aplicación de los convenios colectivos de ciertos sectores de la producción de especial peligrosidad. Reclamando ante la empresa o subsidiariamente a la compañía de seguros en caso de tener asegurados estos riesgos, como fue el caso, para así obtener otra indemnización por accidente laboral, pero esta vez de naturaleza privada.

Por lo que aconsejé  a mi cliente, al estar en su derecho a reclamar esta indemnización. En primer lugar, de forma extrajudicial, sin perjuicio de que de ser infructuoso el intento pudiéramos acudir a la vía judicial, planteamos nuestra pretensión ante la empresa, la cual remitió el correspondiente parte  a la compañía aseguradora, que se puso en contacto con mi despacho para que trasmitiera a mi cliente la aceptación del pago de la indemnización, que por convenio y según la póliza contratada por la empresa, para  el caso de una incapacidad profesional absoluta le correspondían 48.000 €.

Una vez aceptada la misma, mi cliente además de la pensión vitalicia a percibir de la Seguridad Social de 1.200 €, obtuvo la indemnización civil por parte de la compañía aseguradora de la empresa para la que trabajaba, viendo así resarcido parte del daño que desgraciadamente sufrió en su trabajo, concluyendo por tanto, que gracias a haber tenido un asesoramiento correcto y especializado en la materia, pudo ver compensada su situación.

Manuel Díaz

Manuel Díaz se especializa en derecho de sucesiones y en herencias, ofreciendo a sus clientes el mejor asesoramiento no sólo en cuestión testamental, también en cuanto a los impuestos que generan las herencias como de los plazos para pagar dichos impuestos. 15 años de experiencia ayudando a clientes de la provincia de Madrid.
Manuel Díaz

(Dando servicio a municipios de Madrid como: Coslada, Rivas-Vaciamadrid, Móstoles, Móstoles, etc.)

Accidente laboral en Madrid: ¿Qué derechos tengo?

Accidente laboral en Madrid

Accidente laboral en Madrid-Manuel DiazEl accidente laboral en Madrid, al igual que en otras zonas, ha disminuido gracias a que cada vez son más las empresas que son conscientes de la necesidad de evaluar los riesgos laborales y planificar así las medidas de prevención para conseguir erradicarlos o disminuirlos en los lugares de trabajo, pero aún así, desgraciadamente, siguen ocurriendo, produciendo muchas veces resultados graves para el trabajador que afectan no sólo a la relación laboral sino también a su vida cotidiana.

Para empezar debemos entender que accidente laboral es toda lesión que sufra el trabajador como consecuencia de su actividad en el lugar de trabajo durante su jornada laboral, aunque también son considerados accidentes las lesiones que sufra el trabajador al ir o volver a su puesto de trabajo, denominándose en este caso “accidentes in itinere”.

El accidente laboral puede producir la baja médica del trabajador o no, en ambos casos la empresa está obligada a comunicarlo a la Autoridad Laboral, no cumplir con este requisito conlleva una sanción por parte de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, que dependiendo de la gravedad del accidente, puede ser de entre 1.500 € y más de 40.000 € de multa por la infracción cometida.

¿Qué ocurre si tengo que estar de baja por el accidente laboral en Madrid?

Si el accidente genera una baja por incapacidad temporal sin mayores consecuencias, a diferencia de lo que ocurre con las bajas por incapacidad temporal derivadas de enfermedad común o accidente no laboral, el trabajador no esperará tres días para poder tener derecho a una prestación sino que tendrá derecho, desde el día siguiente a la baja por  accidente laboral, a recibir un subsidio del 75% de la base reguladora.

Si además, a causa del accidente sufrimos una secuela, bien sea funcional o estética (por ejemplo, una leve cojera o una cicatriz), aunque ésta no nos impida proseguir con la actividad laboral,  podremos reclamar una indemnización por ella.

Sin embargo, hay veces que la situación de incapacidad derivada del accidente de trabajo puede acabar, cuando el trabajador no se recupera por completo, en una incapacidad permanente parcial, total o absoluta que imposibilita al trabajador para seguir con su profesión habitual como lo venía haciendo,  o en casos más graves, puede terminar en una gran invalidez, teniendo el trabajador accidentado que depender de otra persona para realizar las tareas más simples de la vida, como comer o vestirse (en los casos de tetraplejías y paraplejías entre otros).

Accidente laboral en Madrid

 

En todos estos casos, el trabajador podrá reclamar la indemnización que le corresponda dependiendo del tipo de incapacidad permanente que le afecte.

Sean cuales fueren las consecuencias del accidente es importante estar bien asesorados en todo momento, buscar buenos abogados laboralistas que puedan hacer valer y defender nuestros derechos, y conseguir si cabe una indemnización que resarza las consecuencias de haber sufrido un accidente laboral.

¿Cuándo puedo reclamar una indemnización por el accidente sufrido?

Podremos reclamar la indemnización cuando hayamos sufrido lesiones derivadas del accidente laboral, aunque estas lesiones no sean invalidantes, y el plazo que tendremos para plantear la demanda ante jurisdicción social será de un año.

Por este motivo, y porque es mucho lo que está en juego, hay que acudir a abogados especializados con sólidos conocimientos la materia.

¿Cuánto me correspondería por el accidente laboral?

Depende de si se trata de una lesión invalidante o no, como las secuelas.

Uno de los muchos casos que hemos llevado en nuestro despacho, y que puede servir a modo de ejemplo para aclarar algunas dudas que los clientes nos plantean, fue el siguiente:

Indemnizaciones por accidente laboral en Madrid

Dña. María J.S., mujer viuda de 49 años, y D. Antonio G.H. un hombre de 48 años, peón de albañil en el sector de la construcción, acudieron a consultarnos si se podría demandar a la empresa en la que D. Antonio y el marido de Dña. María trabajaban desde hacía años por un accidente laboral en Madrid.

La empresa en la que trabajaba D. Antonio y el marido de Dña.María era una empresa constructora,  y  ambos se encontraban realizando unas tareas de enfoscado en un edificio, cuando el día 21 de noviembre de 2013 el marido de María falleció al caer desde un andamio que estaba a 7 metros de altura.  No tenían hijos en común, y su esposa no trabajaba,  se dedicaba a las tareas domésticas.

Por su parte Antonio, que estaba con el fallecido trabajando, sufrió la caída desde una altura menor, quedándole como secuelas la pérdida del bazo y grandes cicatrices en la parte derecha del rostro que le impedían gesticular. Estuvo tres meses de baja por accidente laboral, pero no le han quedado lesiones que le impidan dedicarse a su profesión habitual de albañil.

En primer lugar, informamos a nuestros clientes que sí tienen derecho a una indemnización, puesto que el accidente ha sido consecuencia directa de la realización de su trabajo durante la jornada laboral.

Incluso el propio Convenio Colectivo de la Construcción, contempla indemnizaciones para los trabajadores que hayan sufrido accidentes de trabajo.

Para determinar qué cuantía les corresponde a cada uno, acudiremos tanto al baremo de tráfico del año 2013, que se aplica de forma análoga para los accidentes laborales, y a la Orden ESS/66/2013, de 28 de enero, dónde se establecen las cantidades a tanto alzado de las indemnizaciones por lesiones, mutilaciones y deformidades de carácter definitivo y no invalidantes.

 

Para Dña. María, viuda de 49 años,  sin trabajo y sin hijos le correspondería según el baremo de tráfico del año 2013, la cantidad de 114.691,14 €, pero como no tiene ingresos, podremos aumentar ese importe añadiendo un factor de corrección del 10% tal y como establece el baremo que estamos aplicando, por lo que la cuantía total a percibir por Dña. María por la pérdida de su esposo sería de: 114.691,14€ +10%= 126.160,25 €

En cuanto a D. Antonio, que ha sufrido secuelas importantes aunque no le invalidan para seguir trabajando, podríamos conseguirle a tanto alzado la siguiente indemnización:

Por la pérdida del bazo: 2.420 €

Por la cicatriz en la parte derecha de su rostro: hasta 7.940 €

En total para D. Antonio: 10.360 € de indemnización por el accidente laboral sufrido.

Manuel Díaz

Manuel Díaz se especializa en derecho de sucesiones y en herencias, ofreciendo a sus clientes el mejor asesoramiento no sólo en cuestión testamental, también en cuanto a los impuestos que generan las herencias como de los plazos para pagar dichos impuestos. 15 años de experiencia ayudando a clientes de la provincia de Madrid.
Manuel Díaz

(Servimos también a poblaciones como: Las Rozas, Parla, Alcorcón, etc.)

Accidente de trabajo en Madrid. La pérdida de un ojo

Accidente de trabajo en Madrid

Accidente de trabajo en Madrid-Manuel DiazDada mi especialización como lo que algunos de mis clientes llaman abogado laboral, no es inusual tener que tratar asuntos relativos a algún accidente de trabajo en Madrid. No son cuestiones simples que deban tomarse a la ligera, puesto que requieren de una importante labor de prevención, y cuando por desgracia se produce el accidente laboral éste puede tener graves consecuencias no sólo para el trabajador accidentado, sino también para toda la empresa.

Desde el punto de vista de las prestaciones sociales el asunto no reviste de una excesiva complejidad. Cualquier trabajador puede ver que en su nómina, entre los importes que le retienen, hay uno en concepto de accidente de trabajo y enfermedad profesional. Cuando se produce alguna incidencia de este tipo que impide que el trabajador pueda realizar sus funciones durante el periodo de sanación, es decir, se encuentre de baja por accidente de trabajo, se genera automáticamente el derecho a una prestación por parte de la Seguridad Social.

Esta prestación puede ser complementada por la empresa, si así lo determina el contrato de trabajo o el convenio colectivo aplicable, de modo que, si se diera el caso, así terminaría recibiendo una cantidad idéntica o muy similar a la de su sueldo líquido de un periodo efectivamente trabajado.

Este detalle conviene tenerlo presente, puesto que lo más corriente es que no venga reflejado en el contrato y sea el convenio quien lo establezca. Merece la pena detenerse a estudiar dicho convenio o preguntar a un asesor, puesto que aunque nadie espera sufrir un accidente, es una posibilidad real, y nunca está de más conocer los derechos que le asisten como trabajador.

Deber de prevención de la empresa:

Pero además de las prestaciones que se generan al estar de baja por accidente laboral, es posible que se generen otras obligaciones por parte de la empresa. Es un deber del empresario impedir por todos los medios razonables que un trabajador sufra daño y proporcionarle un ambiente de trabajo seguro y saludable.

Accidente de trabajo en Madrid

Como digo, dentro de lo posible y razonable. Es obvio que las necesidades a este respecto no serán iguales dentro de una pequeña oficina que en la construcción de un puente. Por ello, se debe disponer de un plan de prevención de riesgos laborales en el que se estudien de forma personalizada, para cada puesto de trabajo de la empresa, cuáles son esos riesgos reales y cómo evitarlos.

Por supuesto, no vale con la mera elucubración teórica, sino que se deben implementar las medidas recogidas en el estudio, de forma que se pueda evitar el riesgo en todo lo posible.

Aun así, la seguridad absoluta resulta imposible, por lo que pueden ocurrir accidentes. Cuando se producen, además de la prestación por baja laboral, es posible que el trabajador sufra secuelas, es decir, daños que no son susceptibles de sanar en un tiempo razonable. Independientemente de la gravedad de estas secuelas, al igual que ocurre cuando alguien sufre un daño, se genera el derecho a una indemnización por accidente de trabajo.

La indemnización por lesiones en un accidente de trabajo en Madrid:

Las mutuas de accidente de trabajo suelen hacerse cargo de esta indemnización, tras determinar que efectivamente se da el supuesto (la lesión permanente) y que es debida al accidente.

Sin embargo, hay un supuesto diferente que se da cuando, además, el accidente se ha producido por una dejación de sus obligaciones por parte de la empresa. Por supuesto, esta culpa de la empresa puede tener diferentes grados. Podemos estar ante un mero incumplimiento puntual de sus deberes de seguridad e higiene en el trabajo, ante una total dejación de sus responsabilidades, o ante una amplia gama de situaciones intermedias.

Determinar este aspecto es de vital importancia. Tanto, que incluso situaciones afortunadamente poco usuales pueden dar lugar a responsabilidad penal del empresario, quien puede acabar en prisión. Es un asunto extremadamente delicado, puesto que no sólo hablamos de la vida o la integridad física del trabajador, aspecto ya de por sí suficientemente importante, sino que tendrá una gran relevancia en la vida de la empresa y, por tanto, en la del resto de trabajadores.

Un ojo dañado:

Hace algo más de un año tuve la oportunidad de llevar un asunto relacionado con lo anteriormente explicado. Se produjo un grave accidente de trabajo en Madrid, en una obra donde algunos operarios terminaron heridos.
En principio, la mayoría de ellos no tuvieron mayores complicaciones, y tras un periodo de baja laboral volvieron a ocupar sus puestos de trabajo. Sin embargo, José G. L. recibió una esquirla en un ojo, que le hizo perder la visión en el mismo.
En principio, la cosa se desarrolló sin mayores problemas. El trabajador estuvo de baja y cobró su prestación de la Seguridad Social más el complemento que la empresa estaba obligada a abonarle.
Sin embargo, cuando los facultativos determinaron la imposibilidad de que el trabajador, un técnico especializado, pudiera volver a realizar su trabajo debido a la pérdida de visión en un ojo, la cosa empezó a ponerse difícil.

Lesiones por accidente de trabajo en Madrid

En primer lugar, porque la mutua le reconocía una indemnización inferior a la que José G. L. estimaba como procedente, y en segundo lugar, porque el accidente se produjo por causas achacables a la empresa.
Efectivamente, en el momento del siniestro no había nadie encargado de la supervisión de las normas internas sobre riesgos laborales, y puesto que el responsable aún no las había llevado, mi cliente no pudo acceder a las protecciones necesarias, con las que el daño en el ojo no se hubiera producido. El encargado de la obra en ese instante decidió que había que ponerse a trabajar, a pesar de la falta de esos elementos de seguridad, estimando que no tardarían en llegar; pero evidentemente lo hicieron demasiado tarde.

El resultado del procedimiento judicial al que José G. L. tuvo que acudir para defender sus derechos fue de lo más satisfactorio. Con mi asesoramiento y defensa jurídica, y gracias a que contamos con la asistencia de un adecuado equipo de peritos, el cliente consiguió una indemnización que superaba en algo más de 3.000€ lo ofrecido por la mutua de accidentes. Y además, la empresa, como responsable de los daños, fue condenada a pagar a José G. L. un recargo de prestaciones, es decir, una cantidad mensual de cerca de 500 €, además de la pensión por invalidez a la que tuvo derecho.

Lo expuesto demuestra la necesidad de estar bien asesorado, no sólo por parte del trabajador, sino especialmente para la empresa, para evitar incurrir en tragedias personales y en mayores gastos que supongan cargas innecesarias.

Manuel Díaz

Manuel Díaz se especializa en derecho de sucesiones y en herencias, ofreciendo a sus clientes el mejor asesoramiento no sólo en cuestión testamental, también en cuanto a los impuestos que generan las herencias como de los plazos para pagar dichos impuestos. 15 años de experiencia ayudando a clientes de la provincia de Madrid.
Manuel Díaz

(Con casos de toda la provincia: Leganés, Coslada, Fuenlabrada, etc.)

Condenan a la empresa pagarles una indemnización por un accidente de trabajo en Madrid

Accidente trabajo en Madrid

Accidente trabajo en Madrid-Manuel DiazLa crisis económica está generando una importante relajación en los medios y métodos de prevención de los accidentes laborales. Tanto por la enorme rotación de las plantillas y su precariedad formativa, como por la falta de inversiones de los empresarios. La explosión en una empresa llevó aparejada las quemaduras y lesiones por inhalación de gas de un obrero y las contusiones de otro compañero, que fueron aceptadas penalmente e indemnizadas económicamente. El accidente de trabajo en Madrid se produjo en un astillero.

En la mañana del 14 de diciembre de 2013 se registró un accidente de trabajo en un astillero barcelonés, en el que se trabajaba sobre un buque mercante con dimensiones de 98 metros de eslora por 15,5 de manga. Se produjo una explosión por acumulación de gases en uno de los compartimentos estancos de la sala de máquinas, donde se estaba procediendo a cambiar el motor de propulsión de la nave.

En el accidente resultó herido por quemaduras e intoxicación uno de los trabajadores, Miguel Ángel. R. G., y otro, Diego. P. G., por lesiones por contusiones. Ambos fueron trasladados al hospital privado concertado por la empresa, pero uno de ellos fue reenviado posteriormente a otro centro con una unidad especializada en quemados. El dictamen médico identificaba quemaduras de primer y segundo grado en zonas determinadas de la cara y el cuerpo del trabajador afectado. El otro trabajador recibió el alta médica al día siguiente.

Los signos que presentaba el obrero quemado se concentraban en el rostro, las manos, los brazos y antebrazos y el plexo solar. No llegó a haber pérdida de piel ni carbonización, salvo en partes muy localizadas del rostro y del cuello. La mayoría de las quemaduras eran superficiales, aunque con dolor intenso y descamación de la piel.

Mientras que el trabajador que sufrió lesiones por el golpe de la explosión fue dado de alta al día siguiente tras permanecer 24 horas en observación (y renunció a toda indemnización), el trabajador peor parado permaneció 32 días en el centro hospitalario. Obtuvo la baja laboral el mismo día del accidente y permaneció en tal situación durante dos meses y una semana desde el accidente laboral en un astillero de Madrid.

Accidente trabajo en Madrid

Protocolo de actuación en un accidente trabajo en Madrid

El protocolo de actuación y coordinación entre instituciones públicas en estos episodios, supuso la incoación de un atestado elevado al juzgado por los agentes policiales que se presentaron en el astillero para levantar el correspondiente atestado. Por su parte, según el informe del servicio de bomberos que acudió al lugar del siniestro, la deflagración se produjo por acumulación de gases en uno de los compartimentos estancos en los que se trataba de abrir un boquete en uno de los mamparos con un soplete de oxicorte, que trabaja a unos 750 grados de temperatura.

Toda soldadura o corte chapa que se haga en el interior de un buque en construcción o reparación, precisa por la normativa especial aplicable de la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, modificada por la ley 54/2003, y los convenios colectivos de empresa o provinciales, incorporar imperativamente unas medidas de seguridad que abarcan la presencia de un bombero especializado, trajes especiales de protección y potentes sistemas de aireación contra los gases. No obstante, no es menos necesario el sentido común y la experiencia a cada caso.

El parte médico hacía constar que el trabajador soldador había recibido el impacto de la deflagración y las quemaduras de primer y segundo grado repartidos por parte de las extremidades, rostro, cuello y parte superior del cuerpo, principalmente torso y hombros. El otro compañero, que estaba del otro lado del mamparo (tabique de acero que separa las estancias), sufrió lesiones leves, traducidas en unas magulladuras que no le impidieron regresar a su puesto de trabajo.

La empresa naval en la que trabajaban ambos operarios, buscó una solución pactada con ellos, ofreciendo dinero compensatorio por los problemas causados. El más afectado no aceptó el acuerdo y decidió acudir al despacho. El otro renunció. Los abogados laboralistas son los especialistas que mejor pueden valorar si una situación como esta es susceptible o no de promover una demanda o denuncia, en función del caso concreto.

El juzgado de Instrucción en funciones de guardia inició diligencias previas incluyendo el atestado policial, el informe de los bomberos y las declaraciones de testigos, compañeros y el encargado de la obra en cuestión, así como del empresario propietario del astillero. El órgano judicial ofreció las acciones pertinentes a los dos afectados, para determinar, en síntesis quién es responsable y quién paga el accidente de trabajo.

Conductas castigadas

La reclamación presentada en nombre del trabajador afectado se basaba en la tipificación que ofrece para estos casos el Código Penal. En concreto los artículos 316 y 318. El Ministerio Fiscal se personó como parte, incluyendo a los dos trabajadores, aunque incluyendo la responsabilidad civil para uno de ellos. La ley castiga las conductas de los que están obligados a prestar los medios y métodos de prevención y seguridad laborales, y no lo hacen. La pena de prisión oscila entre los seis meses y los 3 años, además de la multa de 6 a 12 meses.

En el escrito que se presentó por la parte afectada, y en virtud de la amplia y clara definición legal de accidente de trabajo, se solicitaba el reconocimiento por el juzgador del fallo en el sistema de prevención al que está imperativamente obligado el empresario, y que todas las consecuencias económicas de las lesiones personales y materiales fuesen naturalmente a cargo de la empresa.

Por su parte, la empresa, que si bien no cuestionó que la acumulación de gases fuese la causa del siniestro, de modo que admitió implícitamente su responsabilidad en la indemnización del accidente de trabajo, sí que alegó en su defensa que la relevancia de las quemaduras había pasado en intensidad de primer a segundo grado, en algunos casos, como consecuencia de la relajación por parte del propio trabajador a la hora de enfundarse correcta e íntegramente el traje especial de trabajo.

Protocolo accidente trabajo en Madrid

Nuestro despacho pedía el reconocimiento de la grave situación en la que incurrió el empresario, además del pago de los días que el trabajador estuvo de baja laboral, la compensación minorada por los días de recuperación y los daños y perjuicios causados. En total se solicitó al juez 26.800 €, sin perjuicio de los dos años de prisión para el empresario responsable y uno para la sociedad que manejaba el astillero.

El fiscal, en su escrito provisional también solicitaba la condena de empresa y empresario, de un año de prisión, (nuestro criterio eran dos años) por los delitos tipificados en los artículos 316 y 318 del Código Penal, sin combinación con el artículo 129 del mismo cuerpo legal, que suma otra prestación del accidente de trabajo, y permite aplicar penas accesorias al centro de trabajo. En estos casos, los jueces suelen tener en cuenta que si el empresario y la empresa son doblemente condenados, se produce una moderación de las penas finales.

Orden de trabajo

El accidente en sí se había producido por una situación ciertamente irregular en la planificación de las tareas que se llevan a cabo en los compartimentos de la nave. Mientras que en una zona se estaban pintando los mamparos (tabiques de acero separadores de las estancias), en la otra, en la que estaba en trabajador más afectado, este estaba generando un boquete para poder sacar el motor de la nave y sustituirlo por otro más potente, a petición del naviero.

No hubo comunicación interna de que las órdenes de trabajo se habían variado para cumplir esa petición del armador. Esto pudo acreditarse porque requerimos las órdenes de trabajo de ese día, y esto no se advirtió. De ese modo, se produjo la explosión, al combinarse los gases de la pintura y los de la combustión con la llama del soplete de corte de chapa naval.

Por el contrario, en las alegaciones presentadas por la empresa en su contestación al escrito del fiscal, se declaraba que el trabajador que sufrió quemaduras llevaba incorrectamente puesto el traje, lo que aumentó la intensidad de las lesiones. Este traje es una vestimenta muy pesada y que no deja libertad de movimientos a los trabajadores en zonas angostas y estrechas como los compartimentos de los buques. Se usa para zonas exteriores, pero  no es útil en las interiores.

Aceptada por el trabajador esta situación como verdadera, suponía un riesgo potencial, aunque menor, para nuestra línea argumentativa. Con todo, teniendo al Ministerio fiscal como parte acusadora en el procedimiento, se llegó a un acuerdo de conformidad de las partes, testimoniado ante el juez.

La conformidad supuso el cobro para el trabajador de 22.100 €, si bien se aceptó de esta parte y del Ministerio Público una rebaja de la pena para el empresario del mínimo previsto, seis meses, y una multa de 18.000€ para el empresario, evitando así las consecuencias más graves que propone el artículo 129 del Código Penal, referido a la posible suspensión de actividades o de cierre temporal de la empresa.

Manuel Díaz

Manuel Díaz se especializa en derecho de sucesiones y en herencias, ofreciendo a sus clientes el mejor asesoramiento no sólo en cuestión testamental, también en cuanto a los impuestos que generan las herencias como de los plazos para pagar dichos impuestos. 15 años de experiencia ayudando a clientes de la provincia de Madrid.
Manuel Díaz

(Defendiendo con éxito a clientes también de: Parla, Móstoles, Alcobendas, etc.)